viernes, 29 de junio de 2012

Entrevista sobre emprendimiento




Hace dos semanas en Expansión citaron un pequeño extracto de mis reflexiones sobre emprendimiento: para tener la visión completa os adjunto el texto entero, confiando os inspire.

1)       ¿Qué actitud debe tener un posible emprendedor ante los cambios?
El cambio es el paradigma de este nuevo siglo: hace dos años no existía el Ipad y hoy hay 65 millones de terminales que nos hacen mucho más eficientes; hace dos años Gadafi, Ali y Mubarak seguían liderando Libia, Tunes y Egipto y hoy estos países están viviendo su primavera; hace dos años desentrañar el DNA de una persona costaba 48,000 dólares: hoy cuesta menos de 4,000 y pronto será una prueba médica más.
El cambio es bueno: Schumpeter nos habló de innovación disruptiva, que es vital a veces tirar lo Viejo para hacer sitio a lo Nuevo: necesitamos Fen Shui en nuestras vidas y en nuestras empresas.
Para un emprendedor el cambio es su elemento natural y tiene que aprovechar las oportunidades que siempre se presentan.
2)       ¿De qué manera debe enfrentarse un posible emprendedor a un nuevo proyecto?
Con su mente abierta, sin prejuicios o esquemas preconcebidos, con todos los sentidos alerta y con su corazón como navegador. Un nuevo proyecto es una nueva oportunidad de éxito, de cambiar la parte del mundo que no nos gusta o convence. Es crecer con él, aprender con él.
3)       ¿Cuáles son las principales habilidades que debe tener una persona para considerarse un posible emprendedor?
Ser capaz de crear, motivar y liderar a un equipo, compartiendo su sueño y haciendo sentir a su gente que son mejores de lo que ellos creen. Ser empático con las persona, testarudo y firme en los momentos donde el equipo vacila, ser siempre el punto de referencia. Creer que todo es posible con esfuerzo, compromiso y pasión. Saber cuando tienes suficiente información para tomar una decisión. Tener la vista como un zoom: liderar el largo plazo sin descuidar el corto.
4)       Un buen emprendedor, ¿cómo debe enfrentarse a los fracasos?
Fundé una empresa de Capital riesgo, he montado dos fondos y ahora invierto personalmente la parte de private equity de mi family office: no me gusta fracasar y tomar riesgos y creo que a nadie les gusta, pero lo he hecho muchas veces. Fracasar es el precio necesario por hacer algo nuevo e innovador, por recorrer caminos no explorados antes y una enorme oportunidad de aprendizaje. Para un emprendedor el fracaso es un coste más, como el del capital que utiliza o el de contratar a nuevos Ingenieros: es parte de la ecuación del éxito.
5)       Un buen emprendedor a qué le da mayor importancia, a la idea o a la manera de poder poner en práctica un proyecto
Si tuviera que dar un peso a los 3 componentes básicos de un proyecto de éxito, le daría un 10% a la idea original, un 40% al equipo que se crea y un 50% a su ejecución, a su puesta en el mercado, incluyendo naturalmente la consecución de los recursos financieros necesarios.
Por lo tanto creo que tener una idea original e innovadora es importante pero en el computo final, su aportación es mínima.
Por esto en Silicon Valley cuando alguien tiene una buena idea se apunta a un evento New Tech o Beta (en San Francisco) y se la cuenta a todo el mundo, buscando lo que necesita (socios, ingenieros, financiación, ..): en un entorno donde hay millones de ideas buenas es más rentable apuntarse al equipo de alguien con la pasión suficiente para montarla, que intentar copiarla. Yo invierto en las personas y en su pasión, nunca en tecnologías.
6)       ¿Qué es imprescindible para empezar?
Tener una pasión desbordante por algo que haríamos gratis y ponerlo en marcha: esto es lo principal. Tener un buen equipo, diverso, a ser posible con gente con quien ya has trabajado y en quien confías: si has fracasado con ellos y siguen contigo, mejor todavía. Emprender no es fácil y se necesita mucha suerte y mucha fe para seguir adelante.
Los jóvenes emprendedores que conozco y en cuyas empresas he invertido a lo largo de muchos años no tienen este problema: ellos no se ven haciendo otra cosa que montar sus sueños, como no le veo a Messi hacer otra cosa que no sea jugar al fútbol o a Picasso pintando.
7)       Qué es lo que debería motivar a un posible emprendedor: ser su propio jefe, poder llevar a cabo un proyecto innovador que cubra una necesidad, conseguir una vía de escape a la difícil situación económica?
Se puede ser emprendedor trabajando para una gran empresa o por el Gobierno y de hecho cualquier empleado o funcionario debería gestionar los recursos en sus manos como si fuesen suyos. Si hablamos de montar una nueva empresas, indudablemente ser el amo de tu destino y el capitán de tu alma y de tu agenda es un incentivo interesante, igual que crearte un trabajo cuando nadie te lo ofrece pero creo que lo mas importante es llevar a la realidad tu sueño, tu pasión. Si encima tu empresa tiene un objetivo mayor que hacerte rico la probabilidad de tu éxito será mucho mayor. Con una tasa de paro juvenil que supera el 50%, emprender es una solución muy barata. ¿Si tienes una buena idea: que tienes que perder intentandolo? ¿Un sueldo de mileurista?
8)       ¿De qué debe huir un emprendedor?
De emprender sólo por hacerse rico, por dar un pelotazo. Emprender requiere mucho esfuerzo y normalmente el éxito tarda muchos años en llegar, con un coste altísimo si fracasas, en España y en general en el sur de Europa. Debe huir de montar algo donde ya hay un campeón, de la arrogancia, de la soledad, de la falta de confianza, de su zona de confort, de los aduladores, de los consejos no pedidos, de los abogados del diablo.
“El mejor momento para montar una empresa es cuando todo el mundo te dice que es imposible” (Jerry Kaplan).
9)       ¿Cuál es o cuáles son los aspectos en los que debería fijar su atención en la primera fase del proyecto?
Dada una idea hay que empezar por el “Modelo”, no por el “Plan” de negocio: hay que identificar los 9 elementos básicos que componen el puzle de la empresa.
Tus clientes (y su “dolor”), tu oferta de valor (la medicina que resuelve este “dolor”), los canales para llegar hasta ellos y a su corazón (para conseguir su fidelidad), tu equipo (los recursos y skills) y los partners necesarios.
Ahora nos queda entender las posibles formas de ingresos y los costes asociados y lo mejor es simular cada modelo con clientes reales; en cuanto veamos que un modelo es el más adecuado, lo pivotamos con más clientes reales.
Cuando estamos seguros, montamos la empresa y hacemos un plan de negocio, no antes.
Esta metodología se llama “business canvas” y es de Alexander Ostelwalder y es la que utilizamos en la EOI Escuela de Organización Industrial para todos nuestros proyectos.
10)    ¿Cómo debería iniciar su aventura empresarial?

Buscando tu pasión, aquello que te divierte: si te has equivocado de carrera o de trabajo, AHORA es un buen momento para reconocerlo y cambiar de rumbo.

La vida es muy corta y no merece la pena desgastarla en algo que no te hace feliz. El dinero no lo es todo. Hace poco me inventé una métrica para expresar el retorno esperado en mis inversiones, el HOY “Happiness Over Investment”, que está compuesto por tres factores.

Primero el ROI, es decir un retorno financiero razonable en el largo plazo; segundo la calidad de vida que consigo para mi y mi familia; tercero, la capacidad que tengo de cambiar el mundo que me rodea para dejárselo a Alejandro e Isabel, mis dos hijos, un poco mejor de lo que yo lo encontré.

Cada persona tiene que adaptar este cuento a su realidad, a los drivers que le motivan: la tierra necesita a fontaneros, arquitectos, profesores, médicos, cocineros, soldados, cortadores de césped…. Todos aportamos, montando empresas o trabajando para el Estado. Todos somos importantes. Todos podemos cambiar el mundo. 

2 comentarios:

  1. Genial, Antonio, gracias por la aportación!

    ResponderEliminar
  2. Antonio, como siempre tus enseñanzas son constantes, eres una fuente de inspiración y conocimiento muy importante, por favor no dejes de escribir. Un gran saludo!

    ResponderEliminar